Dolor de muelas

Es habitual asociar de forma indefectible al dolor de muelas con las caries. Sin embargo, estas son tan solo una de las diversas causas que pueden llevarnos a experimentar esta desagradable sensación.

¿Por qué duelen las muelas?

En el interior de las muelas y de los dientes se encuentra la pulpa. Esta es el tejido blando que contiene el nervio, el encargado de que sintamos dolor en nuestros dientes.

Cuando el esmalte se desgasta o las encías se retraen, quedan expuestos los conductos que conectan la pulpa con el exterior. Por lo tanto, se produce el dolor de muelas.

Las caries como principal razón del dolor de muelas

Las caries son la causa más conocida de este dolor. En su primera etapa, la caries no genera ningún tipo de molestias, ya que tiene su comienzo en el esmalte, área insensible al contacto con las bacterias que originan este deterioro dental. Sin embargo, cuando estas logran traspasar el esmalte y llegan a la pulpa, el dolor se hace sentir.

Llegada esta etapa, no siempre será suficiente con curar la caries, puesto que puede haber deteriorado la muela en tal medida, que es posible que se deba recurrir a una endodoncia.

Por tal razón, una revisión dental dos veces al año es crucial para detectar las caries desde su inicio, para curarlas a tiempo y así evitar daños mayores.

No obstante, existen otras razones que pueden ocasionar dolor de muelas.

Otras causas del dolor de muelas

  • Bruxismo
  • Mordida defectuosa
  • Hipersensibilidad dental
  • Traumatismo dental
  • Enfermedad periodontal

¿Cuándo acudir al dentista?

El dolor de muelas es un indicador de que algo no está bien con ellas. Por ello es necesario acudir a nuestra clínica dental para detectar la causa y solucionarla.

En ocasiones, el dolor puede deberse al bruxismo, lo cual tiene una solución tan sencilla como el uso de una férula. En otros casos, puede deberse a la sensibilidad dental, la cual nos lleva a sentir dolor al contacto con alimentos muy fríos, muy calientes o dulces.

No obstante, también puede ser el inicio de un problema más grave, como puede ser la enfermedad periodontal. Cuanto antes lo detectemos, menos complejo será el tratamiento para eliminar el dolor y sus causas.