Ortodoncia en adolescentes

Vamos a hablar acerca de la ortodoncia en adolescentes, las edades más indicadas para su colocación y los diferentes tipos de ortodoncia que tenemos a nuestra disposición, todos ellos diseñados con el objetivo de adaptarse mejor a estas edades en las que la apariencia juega un papel fundamental en las relaciones entre los más jóvenes.

A qué edad se coloca la ortodoncia en adolescentes

Para conseguir buenos resultados, lo ideal es colocar la ortodoncia en nuestra clínica dental en Ciudad Lineal, en el momento en el que los jóvenes ya tienen sus dientes definitivos, lo cual suele ocurrir a partir de los 12 años.

Hacerlo antes supondría trabajar sobre dientes que se van a caer próximamente, lo que significa que el trabajo realizado se podría perder en parte.

Cabe destacar que los tratamientos odontológicos pueden durar hasta un máximo de dos años por norma general, lo que significa que con entre 14 y 15 años ya tendrían su boca perfecta y con los dientes definitivos, gracias a lo cual se evita entrar en las edades más conflictivas y en las que comienza a preocupar más la estética.

Tipos de ortodoncia más recomendada para jóvenes

Existen diferentes tipos de ortodoncia en adolescentes entre los que elegir, destacando las tres opciones más recomendables que son:

  • Ortodoncia lingual: es un tipo de ortodoncia que también utiliza braquets pero, en lugar de ir en la parte delantera, se colocan en la cara interna del diente, denominada zona lingual por su proximidad a la lengua. Esta es una alternativa completamente invisible incluso a corta distancia.
  • Invisalign: se trata de una ortodoncia conformada por unas fundas denominadas férulas que se van cambiando a lo largo del tratamiento para lograr modificar la posición de las piezas dentales. Estas férulas son completamente transparentes y, por lo tanto, pasan desapercibidas a la vista.
  • Braquets de zafiro: es otra alternativa en la que los braquets que se utilizan están conformados por un tipo de cristal transparente y de gran resistencia a los cambios de tonalidad, gracias a lo cual se disimula de manera sorprendente.