Implantes con poco hueso en Ventas

Implantes dentales con poco hueso

Para que sea posible colocar un implante dental, la densidad ósea debe ser como mínimo de tres milímetros, por lo que no podríamos colocarlos de forma inmediata como es el caso e los implantes de carga inmediata. 

Si es menor, será necesario realizar un injerto de hueso para recibir el perno que se ajustará al maxilar y al cual se le colocará la corona que sustituirá la pieza dental perdida.

¿Qué es el injerto de hueso dental?

El injerto de hueso dental es una intervención quirúrgica cuyo objetivo es incrementar el tamaño de la mandíbula o del maxilar.

Gracias a él, el paciente que posee poco hueso puede recibir un implante.

Se puede utilizar cualquiera de las dos anestesias: local o general. La más utilizada es la local.

¿Cómo es el procedimiento para colocar implantes dentales con poco hueso?

Para la cirugía de injerto de hueso, siempre se prefiere que el paciente sea su propio donante. Se le suele extraer hueso de la misma mandíbula, de la cresta ilíaca o del cráneo. No obstante, se aceptan donantes tanto humanos como animales. Otra opción permite el injerto de hueso artificial.

La cirugía consiste en que el profesional realice una incisión en el punto que recibirá el injerto. A continuación, levantará y separará la encía para colocar el hueso seleccionado, el cual se fijará al maxilar por medio de un tornillo. Se recubre el área con una membrana que cumple la función de evitar que el implante se salga. Para terminar, el profesional procederá a suturar la encía.

Periodo de adaptación

Si el hueso es del propio paciente, la adaptación para que el organismo lo integre a la zona es entre tres y cuatro meses. En cambio, si es de otro donante, de un animal o artificial, esta puede extenderse por un período de hasta seis meses.

Si tienes dudas o necesitas un implante pero no tienes hueso suficiente, puedes acudir a nuestra clínica dental en Ventas y te informaremos sin compromiso.